La pequeña, pero valiente decisión de cancelar mi contrato telefónico me llevó a pagar más de USD11k que tenía acumulado en deudas. Todo esto en menos de cinco meses.

¡Lo hice! — valiente decisión, Bob. Fue en septiembre de 2020 que corté mi contrato de telefonía celular. Para algunos esto puede parece fácil, pero para mí no lo fue en lo absoluto.

Antes de tomar esa decisión había analizado cada ángulo de dicha decisión. Mis argumentos eran:

- Estoy trabajando de forma remota y conectado a mi red WIFI todo el día. No hay necesidad de un plan de datos

- Estoy pagando por algo que no necesito.

- No necesito cambiar mi dispositivo móvil porque el actual es funcional.

Esa decisión me ayudó a ahorrar alrededor de $ 350.00 hasta febrero de 2021. Fue ahorro (micro ahorro) automático porque no tuve que trabajar para ganarlos.

Detrás del hecho de que tienes unos cientos de dólares más en tu cartera, hay algo más poderoso— Una decisión como esa sembrara la confianza y valentía que necesitas hacia tus metas financieras

Gracias a eso aprendí lecciones de negociación, evitar comprar por emociones y a empezar a buscar la libertad financiera como un psicópata.

Como resultado de eso, unos meses más tarde terminé pagando dos tarjetas de crédito y el préstamo del auto que tenía para entonces. 

Créeme. Fue la primera vez que me sentí como un ganador. Sentí que por primera vez estaba logrando grandes cosas. Me invadió la alegría, la esperanza y una fuerte motivación.

Las cosas cambiaron a mi favor. No porque el universo estaba alineado con mi vida, sino porque había comenzado a hacer las cosas de manera diferente a como las había hecho durante años.

De una vez por todas, no esperes resultados diferentes haciendo lo mismo.

Ahorrar con la cancelación del contrato de teléfono celular fue solo el inicio.

A continuación te mostraré algunos factores claves en el proceso de salir de la deuda que me permitieron pasar de cortar mi contrato de teléfono celular a pagar miles de dólares en deuda.

La pandemia golpeó al mundo

Un cambio a mi favor afortunadamente

Soy ingeniero de software, por lo que mi trabajo no requiere que esté en la oficina.

En ese sentido, antes de que comenzara la pandemia, ya trabajaba desde casa algunos días a la semana y el resto de ellos iba a la oficina.

Pero gracias a la pandemia las cosas cambiaron a mi favor. Empecé a trabajar completamente desde casa. Una verdadera suerte para alguien que estaba lejos de su familia a quien visitaba todos los fines de semana.

Durante el confinamiento, me di cuenta de que no necesitaba un plan de contrato telefónico. Todo lo que necesitaba ya lo tenía en casa — una computadora portátil y conexión a internet.

¿Quién necesita eso mientras se queda y trabaja desde casa todo el día? Nadie, absolutamente. Tienes todo lo que necesitas.

No subestimes una pequeña acción

Léalo de nuevo, por favor. 

Una pequeña acción puede tener un impacto profundo en el resultado de una meta. Te llevará a un gran logro que quizás no esperabas.

Recuerdo que habían pasado ocho meses aproximadamente desde el día en el que había decidido ir tras cierta libertad financiera o al menos poder liberarme de las deudas. Había decidido salir de la deuda a toda costa.

Sin embargo, sabía que me exigiría coraje, disciplina, compromiso y trabajo duro.

Había estado tratando de hacer algo así, pero siempre terminaba cometiendo los mismos errores. Utilizaba cualquier excusa para justificar esos errores, el esconder mi falta de educación financiera. 

Fracasé miserablemente todo el tiempo.

Así que era tiempo de hacer lo correcto.

Había llegado el momento de renovar mi contrato de telefonía celular. Tomé mi teléfono y llamé a la compañía.

Esa fue la decisión más insignificante, pero la más impactante y correcta que he tomado en los últimos diez años en términos de finanzas personales.

Intentarán convertirte en su “esclavo”

Desean a como de lugar mantenerte como su esclavo

Las compañías de telefonía saben cómo ganar dinero, en verdad mucho dinero. La mayoría de nosotros no, lamentablemente.

El día que llamé al proveedor de telefonía entendí la estrategia que usan estas empresas para mantenerte como su esclavo sin posibilidad de escapar.

¡Vamos! Solo quería cortarlo. Una persona de atención al cliente es suficiente para hacerlo.

Fui transferido en más de cinco veces. Habl’e con más de cinco personas de atención al cliente quienes intentaban convencerme de mantener el contrato. Me ofrecieron diferentes opciones — ofertas realmente buenas. Estuve tentado y expuesto a ceder, en verdad.

Estuve a punto de fallar una vez más. Afortunadamente, no lo hice.

Conclusión 

Mantente firme en tu decisión. Incluso cuando el trato pueda sonar convincente y bueno para usted. No lo es.

Eliminando tarjetas de crédito

Ya no sería más su esclavo.

Cortar el contrato de telefonía celular fue solamente una pequeña decisión que tomé. Créeme, me lo tomé en serio. Decidí salir de la deuda lo antes posible. Al menos con las deudas más pequeñas.

Conocía muy bien a mis próximas víctimas. Dos tarjetas de crédito. En ese momento, ambas sumaban más de USD7,000.

Realmente no quiero hablar sobre cómo caí en el infierno de deber varias tarjetas de crédito. Le dedicaré una entrada completa en otro artículo.

Sin embargo, una cosa que me gustaría resaltar es el hecho de que no importa las razones por las que estás hundido en deudas. 

Ya sea que gastó la cantidad total para su boda, en una fiesta nocturna o porque necesitaba pagar la cuota de su préstamo estudiantil. Realmente no importa en este punto.

¿Cómo pagué esas dos tarjetas de crédito?

Por suerte, para entonces había conseguido un trabajo bien remunerado a tiempo completo y otro a tiempo parcial. Entonces, por primera vez en mi vida, tenía dinero sobrante en mis manos.

Decidí pagar $1,500 el día 10 de cada mes durante los próximos cinco meses. Si hacemos la operación obtendremos esto.

USD 1,500 x 5 = 7,500.

Conclusión

Si no te queda algún remanente de dinero por ahora, no te preocupes. Justo después de leer mi artículo, comience a buscar algún tipo de trabajo que le permita un flujo de ingresos extra: vender cosas de segunda mano, ser contratado, encontrar un trabajo adicional, lo que sea y comprometerse a agregar esa cantidad a su deuda.

Seguir avanzando paso a paso y constante es mejor que nada. Recuerda que el problema no es la falta de dinero, sino la falta de compromiso y determinación para salir de la deuda.

¿Por qué comprar un coche con un préstamo?

Una razón “válida” por la que obtuve un préstamo para un automóvil

Un año antes de la pandemia, había vendido mi auto viejo porque necesitaba dinero urgente.

Así que para ir a la oficina tenía que hacer uso del transporte público. Lo hice durante unos tres meses. Algunos de mis compañeros de trabajo solían hacer lo mismo entonces porque yo no, me preguntaba.

Sin embargo, el problema que tenía era que siempre llevaba conmigo la computadora portátil de la oficina, lo cual era realmente peligroso.

En mi país llevar cosas que valen la pena en el transporte público no es una buena idea. Frecuentemente, los pasajeros son asaltados y los mafiosos roban sus pertenencias. Tristemente.

No te imaginas el miedo que sentía cada vez que tenía que subirme al autobús. Tomaba asiento con un poco de pánico y me ponía a la expectativa.

A pesar de que necesitaba un automóvil, en ese momento ya tenía una deuda considerable, por lo que un préstamo para un automóvil no era un buen negocio para mí. Sin embargo, tome un préstamo para automóvil sin pensarlo. 

Vendí el auto y solo unos minutos más tarde pagué el préstamo de él.

Después de unos meses de tener el automóvil decidí venderlo. Creé la publicidad en un sitio web del mercado local.

Conseguí rápidamente usuarios interesados. Pero como trabajo a tiempo completo, necesitaba tiempo para mostrárselo a los clientes potenciales. No quería hacer esto, no tenía tiempo.

Sin embargo, el verdadero problema era que no quería venderlo. Un montón de pensamientos inundaron mi cabeza. Todos eso era únicamente excusas para no hacerlo.

Finalmente, decidí invertir una mañana entera en la venta. Sabía que necesitaba ese tiempo para hacer lo que fuera necesario para venderlo. Por suerte había una persona que estaba realmente interesada en él.

Lo vendí sin mucho cuento. Tenía $5,350 en mis manos. Gané $150.00 y lo más importante, seguí avanzando hacia mis metas financieras.

Hagamos matemáticas:

Venta — — — — — — — — —  — — — $5,350.00
Precio de Compra —  — — — — — — $5,200.00 -
Ganancia — — - — — — — — — — — $150.00

Conclusión

Ciertamente hay muchas personas que luchan con las deudas en este momento. Conocí incluso a personas que se suicidaron a causa de las deudas.

Merecemos más, amigo. Merecemos parcial o total libertad financiera a toda costa. Pero hay que tener valentía y determinación para dar el primer paso.

Una vez que te comprometes contigo mismo, nada puede detenerte.

Ocho de cada diez de mis amigos han estado luchando con deudas durante mucho tiempo. Ese es un hecho, no un pensamiento. Es un error financiero muy común entre nosotros.

Es hora de salir de eso.

En mi caso, una llamada telefónica fue el comienzo de esta guerra que comencé para obtener la libertad financiera de una vez por todas.

Pasé de una llamada telefónica para cancelar el contrato telefónico a pagar más de USD11k en aproximadamente cinco meses.

Cualquier institución financiera encontrarán la forma de convencerte de que te quedes. Saben muy bien cómo hacer dinero — su dinero. Sin embargo, tenemos el poder de darle la vuelta esta vez.

¡Gracias por leer! Si te ha gustado compártelo para llegar a una audiencia más grande.

Undebtme with Copyright © 2022 Undebtme Inc.